Alert: Big Tech Bans Our Stream

Cómo adorar a Dios con tus emociones

Cómo adorar a Dios con tus emociones

Escrito por Jessica Van Roekel  

Como líder de adoración, conozco los peligros de la adoración impulsada por las emociones. Pero también conozco los peligros de la adoración sin emociones.

Las emociones no prueban la verdad, pero la verdad debe golpear una vida con fuerza emocional positiva. Es tentador dejar que la naturaleza compleja de ambos diga que la adoración es solo cantar en la iglesia y encerrar nuestras emociones.

Pero Dios nos creó para adorarnos y nos dio emociones. ¿Cómo las unimos las dos?

¿Qué es la adoración?

La adoración es más que cantar canciones al Señor. Es vivir una vida llena de adoración lo que nos impulsa a honrarlo y obedecerlo. La adoración incluye cantar, pero también incluye elegir el agradecimiento sobre las quejas.

Romanos 12: 1-2 revela el cómo vivir una vida de adoración: “Por consiguiente, hermanos, os ruego por las misericordias de Dios que presentéis vuestros cuerpos como sacrificio vivo y santo, aceptable a Dios, que es vuestro culto racional. Y no os adaptéis a este mundo, sino transformaos mediante la renovación de vuestra mente, para que verifiquen cuál es la voluntad de Dios: lo que es bueno, aceptable y perfecto.”

¿Y nuestras emociones?

Dios nos hizo a su imagen, que incluye emociones. Él es la fuente de nuestra vida emocional.

Desafortunadamente, el pecado rompió la relación perfecta entre Dios y el hombre. Una de las consecuencias de esto son los cristales tintados que nublan nuestra visión. Nuestras emociones son un buen regalo del Señor.

Las decisiones que tomamos impulsadas por nuestras emociones pueden llevarnos al pecado.

Un ejemplo de esto es el sentimiento de ira. Jesús nos advierte que nos enojemos, pero no pequemos. Entonces, ¿qué vamos a hacer con estas grandes emociones como la ira? Se lo llevamos al Señor y le pedimos que nos ayude a procesarlo.

La felicidad puede hacernos sentir como si pudiéramos flotar del suelo. ¿Está mal tanto placer? No cuando el regocijo es importante para el Señor.

Debe haber una forma de vivir una vida de adoración que incluye nuestras emociones. Amar a Dios con todo nuestro corazón, alma, mente y fuerzas es el mandamiento más importante (Marcos 12:30 ).

Amamos a Dios cuando lo dejamos entrar en nuestra ira, felicidad, tristeza, miedo, disgusto y sorpresa. Adoramos a Dios con nuestras emociones cuando cooperamos con el Espíritu Santo . Una vida emocional de adoración surge de principios espirituales sólidos.

1. Derrama tu corazón por él

El manejo de nuestras emociones es fundamental para nuestra vida espiritual.

Algunos de nosotros negamos nuestras emociones al ignorar nuestros sentimientos. Otros de nosotros damos rienda suelta a nuestras emociones hasta el punto en que nos conducen. Las emociones complejas y matizadas influyen en nuestras reacciones al mundo que nos rodea.

Una de las formas en que podemos adorar a Dios con nuestras emociones es haciéndolas presente. Él se preocupa por nosotros y da la bienvenida a nuestras emociones.

No tenemos que ser fuertes y bonitos antes de ir al Señor. Una relación basada en las apariencias externas es superficial.

La relación que revela nuestro corazón al Señor se hace más profunda con el tiempo.

Los Salmos muestran el poder de derramar nuestro corazón hacia él. Este libro me recuerda que en Dios, mi alma encuentra su descanso.

Nuestra alma (mente, voluntad y emociones) puede sentirse tan alterada por las cosas de esta vida. Pero cada vez que derramamos nuestro corazón al Señor, elegimos la adoración porque le revelamos todo nuestro ser.

Adoramos a Dios con todo lo que hay en nuestro corazón. Lo bueno, lo malo y lo oculto. Cuando hacemos esto, él calma los problemas y alivia nuestro corazón para que descanse para que podamos enfocarnos en él como el objeto de nuestra adoración.

“Alma mía, espera en silencio solamente en Dios, pues de El viene mi esperanza. Sólo El es mi roca y mi salvación, mi refugio, nunca seré sacudido. En Dios descansan mi salvación y mi gloria; la roca de mi fortaleza, mi refugio, está en Dios. Confiad en El en todo tiempo, oh pueblo; derramad vuestro corazón delante de El; Dios es nuestro refugio. (Selah)” Salmos 62: 5-8

2. No apresures el proceso

Aprender a adorar a Dios con nuestras emociones significa que debemos aprender a sentirnos cómodos con ellas. Tiendo a precipitarme a través del dolor y la ira, sin querer hacer una pausa lo suficiente para sentir el dolor y el poder que traen consigo.

A veces mi ira me asusta y la guardo hasta que estalla como una tubería de alcantarillado atascada. Prefiero reír que llorar, pero a veces un buen llanto es exactamente lo que necesito.

Me encanta reír y, a veces, me encanta imaginar a Dios riendo conmigo. Las emociones positivas son fáciles, las negativas, no tanto. Pero el Señor nos muestra que la adoración verdadera y auténtica comienza con una mirada honesta al contenido de mi corazón.

Considerar que todo es alegría cuando enfrentamos pruebas significa que tenemos que navegar por cada emoción que enfrentamos. Para encontrar alegría, esperanza, paz y confianza, debemos lidiar con las emociones opuestas.

Cuando no reconozco mis emociones duras, la adoración se siente superficial y falsa. Cuando no admito el dolor por las oraciones sin respuesta, se levanta un pequeño muro entre el Señor y yo.

A veces, traer todas nuestras emociones se siente un poco como sacar la basura. Está podrido, huele mal y gotea. Las emociones pueden ser complicadas. Pero Dios no rehuye nuestro lío. Él nos ama lo suficiente como para redimirnos.

Llevamos nuestras emociones, las alegrías, las tristezas, las obvias y las secretas, al Señor. Lo dejamos y decimos: "Señor, no sé qué hacer, pero te adoraré".

Lo adoramos en medio de lo feo. Lo alabamos en medio de la belleza. Vivimos la vida conscientes de su presencia en nuestras vidas y del consuelo que quiere brindar.

“Ofrece a Dios sacrificio de acción de gracias, y cumple tus votos al Altísimo; e invócame en el día de la angustia; yo te libraré, y tú me honrarás”.  - Salmos 50:14-15

3. Asóciate con el Espíritu Santo en el crecimiento

El Espíritu Santo enfatiza el ministerio de Dios en nuestra vida interior.

Una vida emocional sana surge de la cooperación con el Espíritu Santo. No podemos huir de nuestras emociones porque eso sería negar parte de la imagen de Dios en nuestra vida. Permitimos que el Espíritu Santo acceda a lo más profundo de nosotros mismos y confiamos en que él hará su trabajo en nuestra vida.

La salvación es nuestra aceptación y creencia inicial de la muerte y resurrección de Jesús. La santificación ocurre desde ese momento hasta que llegamos a nuestro hogar eterno en el cielo.

A medida que maduramos en nuestro caminar cristiano, el Espíritu Santo nos conforma al carácter de Cristo. Aprendemos a vivir por el Espíritu cuando elegimos diariamente adorar a Dios con nuestras emociones.

Nos apoyamos en el peso del perdón, por lo que ordenamos nuestras vidas en torno al mayor regalo de Dios para nosotros: él mismo. Elegimos honrarlo adaptando nuestro comportamiento a lo que le agrada. Honrarlo es una forma de adoración. La obediencia es otra. Sabemos que de nuestros pensamientos y sentimientos internos fluyen nuestras acciones.

Muchas veces, nos desviamos del Espíritu Santo porque negamos nuestras emociones o dejamos que nos guíen. La mejor manera de estar en sintonía con el Espíritu Santo es cooperar con él a medida que nos madura.

Esto parece elegir respiraciones profundas cuando estamos enojados en lugar de desahogarnos con un amigo. Otras veces, decidimos no despotricar porque queremos evitar la trampa de la autocompasión, así que callamos nuestra alma y nos quedamos quietos.

Nuestras emociones no nos mandan. Cuando aprendemos a adorar a Dios con nuestras emociones, reconocemos a Dios como el primer lugar en nuestras vidas.

Un reflejo de él lleno de maravillas

Dios nos hizo hermosos reflejos multifacéticos de él. Conoce las múltiples capas de emociones como la tristeza y la alegría que se mantienen juntas en un solo recuerdo.

Sin emociones, nuestra relación con Dios sería más bien unidimensional.

Dios se deleita en nosotros. Canta canciones sobre nosotros. Y cada vez que le cantamos, lloramos en su presencia o elegimos acercarnos a él con nuestras emociones, le abrimos de par en par la puerta a la relación con él.

La relación con Dios es clave para adorarlo con nuestras emociones.

¿Cómo adoramos a Dios con nuestras emociones? Llevando nuestro corazón, con todo su contenido. Derramamos nuestro corazón, hacemos una pausa y cooperamos con la obra del Espíritu Santo en nuestras vidas. Nuestras emociones son un regalo que abre la puerta a una relación íntima con él.

A medida que nuestra relación con él se profundiza, nuestra adoración también lo hace.

---------------------------------------------------------------------------------

Jessica Van Roekel es una líder de alabanza, oradora y escritora que escribe en www.welcomegrace.com compartiendo inspiración llena de esperanza para abordar los dolores internos a la luz de la gracia transformadora de Dios. Ella cree que a través de Cristo nuestras historias personales no tienen por qué definir nuestro presente o determinar nuestro futuro. Jessica vive en la zona rural de Iowa con su esposo y su familia. Puedes conectarte con ella en Instagram y Facebook.


Jessica Van Roekel author headshotJessica Van Roekel is a worship leader, speaker, and writer who writes at www.welcomegrace.com sharing hope-filled inspiration addressing internal hurts in the light of God’s transforming grace. She believes that through Christ our personal histories don’t have to define our present or determine our future. Jessica lives in rural Iowa with her husband and family. You can connect with her on Instagram and Facebook.

Devocional Diario

Ver Todo