4 cosas que debe valorar más que la seguridad y la comodidad

Escrito por Barbara Latta

¿A quién no le gusta estar cómodo?

Todos necesitamos descansar cuando estamos cansados, pero cuando la comodidad y la seguridad de nuestra vida se vuelven más importantes que una vida piadosa, corremos el peligro de adormecernos espiritualmente. Cuando estamos embotados en nuestra fe, no estamos alerta al peligro de la tentación. Disfrutar del tipo incorrecto de comodidad puede engañarnos haciéndonos pensar que estamos a salvo de los ataques.

La antigua ciudad de Sardis fue tomada por Ciro, rey de Persia, porque los ciudadanos de Sardis se sintieron tan cómodos con sus vidas que ignoraron la necesidad de mantener su fortaleza. Pensaban que su ciudad era impenetrable. Sin reparación ni diligencia, los muros se derrumbaron y el enemigo los venció silenciosamente sin apenas resistencia.

“Esté alerta y de mente sobria. Tu enemigo el diablo ronda como león rugiente buscando a quien devorar”. - 1 Pedro 5: 8

En más de una ocasión, Jesús respondió preguntas y críticas sobre las prioridades de la vida. Su agenda siempre estuvo ligada a la voluntad del Padre y eso significaba que renunció a muchas noches cómodas en las que oraba en lugar de dormir sobre una almohada en la casa de su madre.

Y nadie puede ser un mejor ejemplo de cómo renunciar a la seguridad por el reino de Dios. Jesús fue voluntariamente a la cruz y sufrió un dolor y una tortura indescriptibles porque esperaba el gozo de la resurrección y el cumplimiento de la voluntad de Dios para el mundo (Hebreos 12: 2). Su comodidad y seguridad ni siquiera fueron consideradas en lo que hizo.

Después de la resurrección, los apóstoles, y luego Pablo, proclamaron el evangelio a expensas de su comodidad, seguridad y vida.

Para que tengamos una vida espiritual eficaz, estamos llamados a seguir su ejemplo. En lugar de vivir como los ciudadanos de Sardis, debemos permanecer alerta para mantener los muros y los límites de nuestras vidas contra ataques espirituales.

Debemos considerar cuatro cosas que son más importantes que nuestra comodidad o seguridad.

1. La Palabra de Dios

Cuando el diablo tentó a Jesús para que convirtiera las piedras en pan, había ayunado durante 40 días. Su cuerpo estaba cansado y tenía hambre. Tenía el poder de crear pan a partir de piedras. Sin embargo, sabía que la comida física no era tan importante como alimentarse de las palabras de Su Padre. Debido a que dio prioridad a la Palabra de Dios, pudo resistir la tentación de crear un milagro para su propia comodidad. Esto le habría dado una victoria a Satanás, pero Jesús pudo vencer la estratagema que su enemigo usó con mejor comida que una barra de pan.

No solo de pan vivirá el hombre, sino de toda palabra que sale de la boca de Dios. (Mateo 4: 4 NVI)

María de Betania vio algo en Jesús que pocos discernieron. Ella vio que la necesidad de sentarse a sus pies y escuchar las enseñanzas del cielo era más importante que las tareas domésticas que debían hacerse. Estas tareas terrenales siempre estarán ahí, pero la palabra de Dios alimenta nuestra alma y nos cambia (Proverbios 4: 20-22).

Pero se necesitan pocas cosas, o de hecho solo una. María ha elegido lo mejor y no le será quitado. (Lucas 10:42)

El poder de la Palabra nos da discernimiento contra las enseñanzas falsas y las reglas hechas por el hombre (Marcos 7:13).

2. Tiempo con Dios

Jesús a menudo se apartaba de las multitudes e incluso de sus propios discípulos para orar (Mateo 14:23). Conocía el valor del compañerismo ininterrumpido. Si el Hijo de Dios tuvo que escuchar a su Padre, ¿cuánto más nosotros? Los seguidores de Jesús estaban tan inspirados por su forma de orar que pidieron que se les enseñara a orar de la misma manera.

Un día, Jesús estaba orando en cierto lugar. Cuando terminó, uno de sus discípulos le dijo: "Señor, enséñanos a orar, como Juan enseñó a sus discípulos". (Lucas 11: 1)

Antes de ser crucificado, Jesús pasó tiempo enseñando a sus discípulos sobre lo que estaba por venir. A través de estas palabras, enfatizó la importancia de permanecer en Él.

Yo soy la vid; ustedes son las ramas. Si permaneces en mí y yo en ti, darás mucho fruto: sin mí no puedes hacer nada. (Juan 15: 5)

Estaban a punto de experimentar una prueba como nada que les hubiera sucedido. Ahora sabemos que no les fue muy bien con sus advertencias, ya que todos valoraban su comodidad más que orar con Él en el Huerto de Getsemaní (Lucas 22: 45-46). Sin embargo, después de ser llenos del Espíritu Santo, recordaron las palabras de Jesús. Exponer al mundo al evangelio se convirtió en la meta más importante de sus vidas. La comodidad y la seguridad pasaron a un segundo plano en el cumplimiento de la comisión de Cristo.

3. Las necesidades de los demás

Los celos son una trampa que el diablo usó a lo largo de la Biblia y todavía usa hoy. Desde Caín y Abel hasta los discípulos de Jesús, la tentación de elevarse por encima de todo surge en las almas desenfocadas. Santiago y Juan querían que se les concedieran lugares de honor junto al trono de Jesús en su reino. Esto causó discordia entre los otros hombres. Jesús respondió a esta solicitud de una manera que decepcionó sus nobles aspiraciones.

No es así contigo. En cambio, el que quiera hacerse grande entre ustedes debe ser su servidor, y el que quiera ser el primero debe ser su esclavo, tal como lo hizo el Hijo del Hombre.

Las recompensas de renunciar a la comodidad y la seguridad

Cuando Saulo conoció a Cristo y se convirtió en el apóstol Pablo, se separó de las influencias mundanas y fue a Arabia para aprender de Dios (Gálatas 1: 15-17). Renunció a su posición de fariseo influyente para buscar la revelación de Aquel que había conocido. Pero Pablo consideró los logros de la vida a los que renunció como nada comparado con conocer a Cristo (Filipenses 3: 8).

Para que pueda conocerlo a Él y el poder de Su resurrección, y la comunión de Sus sufrimientos, siendo conforme a Su muerte, si, por algún medio, puede alcanzar la resurrección de entre los muertos. (Filipenses 3: 10-11)

La comunión de Sus sufrimientos incluiría renunciar a la comodidad y la seguridad, pero el conocimiento íntimo del Hijo de Dios supera cualquier incomodidad que podamos experimentar.

Cuando nuestro enfoque está donde pertenece, podemos esperar la recompensa de seguir a Cristo.

Luego les dijo a todos: “El que quiera ser mi discípulo debe negarse a sí mismo, tomar su cruz cada día y seguirme. Porque el que quiera salvar su vida, la perderá, pero el que pierda la vida por mí, la salvará. (Lucas 9: 23-24)

--------------------------------------------------------------------------

Barbara Latta es una verdadera sureña y es trasplantada de Arkansas a Georgia. Escribe una columna mensual en su periódico local y colabora en sitios web devocionales, revistas en línea y tiene historias en varias antologías. Es autora de Mapas de Dios, Historias de inspiración y Dirección para motociclistas. A ella le gusta viajar con su príncipe que monta una Harley en su motocicleta y disfruta de la creatividad de la naturaleza. Beber café en el patio mientras sale el sol es su momento favorito del día. Barbara comparte sobre caminar con gracia y prosperar con esperanza en su blog, Navegando las curvas de la vida, en www.barbaralatta.blogspot.com. Aprecia su papel en la vida como esposa, madre de dos hijos adultos y Mimi de una nieta.

barbara latta bio picture authorBarbara Latta is a true southerner and is transplanted from Arkansas to Georgia. She writes a monthly column in her local newspaper and contributes to devotional websites, online magazines, and has stories in several anthologies. She is the author of God’s Maps, Stories of Inspiration, and Direction for Motorcycle Riders. She enjoys traveling with her Harley-riding prince on his motorcycle taking in the creativity of nature. Drinking coffee on the patio while the sun comes up is her favorite time of day. Barbara shares about walking in grace and thriving in hope on her blog, Navigating Life’s Curves, at www.barbaralatta.blogspot.com. She cherishes her role in life as a wife, a mom to two grown sons, and Mimi to one granddaughter.

Devocional Diario

Ver Todo